Familia Criado

ciado-interior

Lucas (5), Martina (7) y Bruno (11) tienen mucha suerte: si es verdad que padres no hay más que unos, en el Sarmiento les tocó a ellos.

Aunque las malas lenguas hablan de que el primer año no pudieron “colocar” a los hijos, y luego ya fue tarde para no traerlos, lo cierto es que Juan Luis Criado y Blanca Mosquete compaginan la experiencia del ES con la de ser padres disfrutándolo juntos en familia.

Si alguien nos dijera cómo queremos que se recuerde la cultura sarmientil dentro de muchos años, quizá la foto de arriba resultaría ilustrativa: Alguien que se recuerde cruzando por entre un mar de cuerpos en un concierto al que le han traído sus padres, en medio de una antigua cabaña con viñedos… Uno lo observa caminando mientras busca por el suelo algún tesoro, vestido con la camiseta de los Rolling, un poco lengua con mueca infantil, un poco añorada rebeldía de sus padres. Está feliz, viviendo su propio Sarmiento. Y quién sabe si es en ese mismo instante cuando las trompetas del escenario le anuncian estruendosas el hallazgo del tesoro –un canto rodado que lanzar vida abajo- que le esperaba, a él y sólo a él, semienterrado.

Los comentarios están cerrados.